En León, Walter Silva sacó lo Bravo

*Vivió su mejor temporada en efectividad, juegos completos y cuadrangulares permitidos

LEÓN, Guanajuato (www.bravosdeleon.com / Roberto Espinoza) 30 de agosto de 2017.- Desde hace algunos años Walter Silva es considerado uno de los lanzadores estelares del beisbol mexicano, su talento incluso lo llevó a jugar en las Grandes Ligas, pero este 2017 puede presumir números que en la mayoría de sus anteriores temporadas no había conseguido.
Es decir, en este verano de 2017 Silva regresó a su mejor nivel y se mostró como todo un artesano del montículo vistiendo la franela de los Bravos de León.
“Siempre el pelotero busca que su familia esté a gusto, mi familia desde que llegó a León se sintió muy cómoda, entonces eso ayuda a vivir y trabajar sin estrés. En León todo fue muy bueno y mi esposa e hijos muy pronto se sintieron cómodos. Eso sin quitar la buena preparación que tuve y que me ayudó a soportar la larga temporada”, explicó Silva.
Nacido en Mazatlán, Sinaloa el 4 de enero de 1977, Walter Silva tuvo una presentación de ensueño con la franela de los Bravos de León, tanto así que se convirtió en uno de los peloteros consentidos de la fanaticada leonesa.
“La afición fue muy importante. Después de 25 años ver regresar gente al estadio, creo que fue gratificante. Me tocó saludar a gente que dice que estuvo en el campeonato de 1990. Sabíamos que iba a ser difícil porque está el futbol a un lado y es un equipo con grandes números, pero gracias a Dios se pudo y estoy muy contento de ser parte de los Bravos”, señaló el lanzador, quien ya descansa en su casa en Mazatlán.
Su estadística de ganados y perdidos tal vez no asusta a nadie. Terminó con récord de 8-9, pero, desmenuzando su trabajo, resaltan números que entonces hacen ver lo valioso que fue su aporte para que los Bravos consiguieran calificar a los playoffs en su temporada de regreso a la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) luego de 25 años de ausencia.
Walter tuvo este verano la mejor efectividad de su carrera en 15 temporadas de experiencia en la LMB. Registró un tremendo 3.07 de carreras limpias admitidas por cada nueve innings lanzados, e incluso lideró en el circuito ese rubro por algunas semanas. Al final terminó en el puesto número 11 de todo el circuito.
“Sabía que el estadio era difícil para lanzar; sabía que ahí se implantó el récord de jonrones en una temporada (en 1986 Jack Pierce disparó 54 cuadrangulares vistiendo la franela de los Bravos de León, el cual es el récord vigente para una campaña en LMB), pero sabía a lo que iba y estaba preparado para hacerlo en una plaza complicada para los lanzadores como es León”, indicó.
Logró lanzar dos juegos completos, algo que nunca en su carrera había cincelado. Recibió apenas cuatro cuadrangulares en toda la temporada, la cifra más baja de toda su carrera desde que se instaló como abridor de tiempo completo, y fue el pitcher de la LMB, con más de 100 innings lanzados, que menos vuelacercas admitió en 2017.
“Sabía que en el estadio volaba mucho la pelota, y entonces comencé a lanzar pegado a todos los bateadores. Sé que a los bateadores no les gusta que les lancen pegado, y entonces después venía con pitcheos afuera y los sacaba de balance. Creo que mi control y la experiencia que tengo para lanzar me ayudó mucho para lograr esos números”, acotó.
A Silva la oposición le bateó para .269, la tercera mejor cifra de su carrera (tuvo .249 en 2011 y .261 en 2007, ambas vistiendo la franela de los Sultanes de Monterrey). En esa estadística, Silva se ubicó en este 2017 en décimo lugar en toda la LMB entre los lanzadores con 100 o más entradas trabajadas.
Por si fuera poco, de sus 21 aperturas en 12 registró salidas de calidad. Se considera “salida de calidad” cuando un lanzador trabaja seis o más entradas con tres o menos carreras limpias admitidas por apertura.
Y para los que pudieran decir que a Walter le benefició en sus números personales que Bravos jugara en la Zona Sur, donde los parques de pelota son más amigables para los lanzadores que para los bateadores por su ubicación a nivel del mar y la temperatura, Silva solo tuvo este año cinco aperturas en estadios con dichas condiciones.
Es decir, 16 de sus 21 aperturas fueron en estadios considerados de bateo, incluyendo “La Fortaleza” Domingo Santana, en donde el mazatleco abrió ocho encuentros con récord de 3-4, 3.97 de efectividad y apenas un cuadrangular permitido.t